miércoles, 28 de mayo de 2008

Ciudadanía recibe un total de 114 objeciones en las Islas

Profesionales por la Ética asegura que crece la cifra de familias que se niegan a recibir la nueva asignatura
MARÍA PLASENCIA SANTA CRUZ DE TENERIFE Según el colectivo Profesionales por la Ética, sólo en la provincia de Santa Cruz de Tenerife han objetado un total de 114 familias a la nueva asignatura Educación para la Ciudadanía, que comenzará a impartirse en el Archipiélago en segundo de la ESO el próximo curso y en sexto de Primaria durante el curso 2009/10, según establece el calendario de aplicación de la Ley Orgánica de Educación (LOE)
Pese a que aún no se ha recibido constancia de estas objeciones en la Consejería de Educación, fuentes de la asociación Profesionales por la Ética apuntan a que "se podrían presentar en breve" y aluden a un total de 114 sólo en la provincia tinerfeña, 63 en La Palma y 51 en Tenerife. Ante esta situación, el director general de Ordenación e Innovación Educativa, Guillermo Melián, asegura que "puesto que por el momento no se han presentado, no creemos que tengamos problemas en ese sentido".
Sin embargo, si se sigue en las Islas la misma dinámica que en otras comunidades autónomas en las que ya se ha iniciado la asignatura, podría alcanzar los tribunales de justicia, ante el debate social planteado a nivel nacional acerca no sólo en la obligatoriedad de la nueva materia sino también en el derecho de los padres a objetar, aspecto en el que ni los gobiernos regionales, ni el Estado, ni la propia Justicia se han puesto, de momento, de acuerdo.
Las objeciones de conciencia a la materia, impulsadas en su mayoría por el colectivo Profesionales por la Ética, se amparan en la supuesta inconstitucionalidad del currículum de la asignatura.
La mayor parte de los padres que se niegan a que sus hijos reciban Educación para la Ciudadanía entienden que es una intromisión a su libertad para educar a los menores en sus propias convicciones religiosas y morales, derecho reconocido en la Constitución española.
Puesto que Educación para la Ciudadanía habrá de impartirse obligatoriamente el próximo curso en Canarias tal y como impone la LOE, el Gobierno de Canarias ha dictado la orden correspondiente, estableciendo el currículum de la materia, en el que, según Melián, "se ha respetado el mínimo impuesto por el Ministerio de Educación y se ha completado el horario con contenidos relacionados con la realidad del Archipiélago".
Inmigración, en el currículum canario
Resolución de conflictos, convivencia, democracia o la lucha por la felicidad son algunas de las unidades que componen el currículum de Educación para la Ciudadanía, conceptos con los que los escolares canarios comenzarán a familiarizarse a partir del inicio del próximo curso escolar, cuando la asignatura comience a impartirse en las Islas.
Desde la aprobación de la LOE en el Gobierno hasta estos momentos, mucho se ha escrito y debatido acerca de la asignatura, tanto que sin duda se convertirá en el punto de mira del próximo curso escolar en Canarias. La reacción de alumnos, padres y profesores es, por el momento, un misterio, y la consejera regional de Educación ya se ha pronunciado: "Hay que acometer lo que nos impone el Estado y por ello Educación para la Ciudadanía se impartirá en el curso 2008/09".
Al currículum, establecido por decreto, se ha añadido para Canarias aspectos como la inmigración, la interculturalidad, la relación y comunicación con el exterior o el uso racional de las nuevas tecnologías. Según el director general de Ordenación e Innovación Educativa, Guillermo Melián, "se han divido en el caso de Primaria en tres bloques temáticos y en Secundaria en cinco.
El mismo decreto establece la autonomía de los centros educativos, lo que afecta también a otro de los aspectos polémicos de Educación para la Ciudadanía: el material escolar y libros de texto que se empleen para impartirla. En ese sentido, la Administración se ha mostrado tajante al asegurar que "son los centros los que decidirán, siempre que se respete el currículo". Aún así, y dada la polémica suscita en la comunidad escolar tras una denuncia del PSC, es previsible que ningún centro incluya un manual editado en el que, al parecer, se dejaba al Archipiélago en algo más que un mal lugar.
Todas estas circunstancias se han ido barajando y analizando desde la aprobación de la Ley, pero hasta hace poco quedaba aún una incógnita en el aire, puesto que ni el Ministerio de Educación (MEC) ni la Consejería de Educación se habían pronunciado oficialmente en cuanto al perfil profesional del docente que ha de impartir la materia. En ese sentido, recientemente el Estado ha establecido que la titulación requerida para los profesores de Ciudadanía será la misma que en la actualidad se exige para los docentes de las áreas de Geografía e Historia o Ciencias Sociales (Filosofía, Sociología, Derecho o Ciencias Políticas, entre otras).

http://www.objetores.org/novedades_detalle.php?id=155

"Defendemos la libertad moral, no la religión católica"

Entrevista a Benigno Blanco Rodríguez, Presidente del Foro español de la familia
G. MAESTRE, S/C de Tenerife
Tal vez no haya convocado manifestaciones multitudinarias como las que hubo con motivo de la aprobación del matrimonio homosexual, pero el Foro Español de la Familia acapara en su seno a la mayor parte de los padres que se oponen a que sus hijos reciban la tan traída y llevada asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC). Desde este punto de vista, se trata de una potente organización nacional que, además, cuenta con el apoyo explícito de la Iglesia y que busca que esta materia educativa no se aplique, o que se haga pero sólo en aquellos alumnos cuyos padres lo han decidido y no como una imposición. Invitado a Tenerife por la Plataforma Cívica de Familias Cristianas y Hazteoir.org, el presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, explica por qué la mejor salida para este conflicto es la objeción de conciencia.
-Lo primero que quiero decirles a las familias para que puedan adoptar una decisión en libertad, pero con información real, es que la nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC), tal y como se recoge en la norma jurídica, tiene como finalidad expresa formar la conciencia moral de todos los niños de entre 10 y 18 años, y esto es una auténtica expropiación del derecho constitucional de las familias a ser ellas las que decidan los contenidos morales que quieren para sus hijos.
-Realmente, ¿en dónde radica el problema de EpC?
-Hasta ahora las familias podíamos decidir conforme a nuestras convicciones, pero ahora los gobiernos se arrogan el derecho a entrometerse en este contenido y ser ellos los que lo decidan qué valores morales deben aprender nuestros hijos. Mi propuesta es que las familias se nieguen a que se les prive de este derecho que está por encima de cualquier otra ley, y es que el cariño y la preocupación que tenemos por nuestros hijos hace que queramos educarlos en la moral tradicional para que sean buenas personas y buenos ciudadanos.
-Educar en valores y moralidad es siempre positivo; sin embargo, parece que el problema se centra en los contenidos que contempla la asignatura. ¿Es así?
-Los contenidos son de una fuerte carga ideológica y dicen que la única fuente de criterios morales válida en democracia son las leyes. Es un planteamiento que se mantiene históricamente y que se conoce como positivismo, pero que muchos no compartimos porque no todos los valores que incorporan las normas son morales. Por ejemplo, la defensa al derecho a la vida, en el que el derecho español está poco comprometido y como se plantea es insuficiente desde algunos puntos de vista. En cualquier caso, lo importante no es lo que se dice sobre una cosa concreta en un libro u otro sino la concepción de la moral que inspira la asignatura, y eso tampoco lo compartimos.
-¿Qué se soluciona con la objeción de conciencia?
-Hemos estudiado el ordenamiento jurídico y nos ha parecido que es la forma más apropiada que tienen los padres para defender su libertad frente a esta intromisión del Gobierno. El hecho de que unos niños estén en un asignatura o no es consecuencia de que estamos en un estado pluralista. Igual que hay médicos que practican el aborto y otros que no, o gente que recibe transfusiones de sangre y otros no. En cualquier caso, la solución la deben dar las comunidades autónomas y a nosotros nos vale cualquiera que respete los derechos de los padres a educar a sus hijos.
-¿Conoce el caso concreto de Canarias?
-Si, me han notificado poco más de 200 objeciones de conciencia, pero es un proceso que está comenzando. En otras comunidades el proceso está más avanzado y hay cerca de 30.000 objeciones.
-Desde fuera parece que a EpC sólo se oponen los católicos
-No sólo somos católicos o personas vinculadas a la Iglesia, hay de todo. Nosotros lo que defendemos es la libertad y los padres que me comunican que han decidido objetar no me dicen si son católicos o no, pero lo que sí tengo claro es que con estas medidas defendemos la libertad y no la religión católica, porque lo que buscamos es que cada padre eduque a su hijo según sus convicciones, sea católico, masón, protestante, del Partido Socialista, del Partido Popular o de lo que sea.
-¿Qué tal es su relación con el Gobierno de Zapatero?
-Por desgracia ninguna, porque aunque hemos pedido reiteradamente ser atendidos por el presidente del Gobierno o los ministros de Justicia o Educación, el diálogo no parece que esté entre sus prioridades y jamás nos han atendido. Esperemos que en esta legislatura haya más talante democrático y de deseo de escuchar a la sociedad.

http://www.objetores.org/novedades_detalle.php?id=154

martes, 27 de mayo de 2008

Nace la Plataforma Tenerife Educa en Libertad

La Plataforma Tenerife educa en libertad es una iniciativa de un grupo de representantes de diversas asociaciones de Tenerife. Ayer hemos decidido crear esta plataforma civil, que nace para defender defender la libertad en la educación y el derecho de los padres a elegir la educación de sus hijos. Ya que como expresa el presidente de esta Plataforma, Jorge Melón, “defender la conciencia de nuestros hijos, es una responsabilidad a la que los padres no pueden renunciar”.

Lo grave de esta asignatura es que es obligatoria, evaluable y computable, y que pretende, tal como indica el propio ministerio de educación, “Ayuda a los alumnos a construirse una conciencia moral”, algo que indudablemente no les compete, ya que como dice la Constitución Española, en su artículo 27.3 “Los padres son los primeros responsables de la educación de sus hijos y el Estado no puede imponer una moral”

Asimismo, la Plataforma ha expresa su deseo de que la consejera de
Educación de Canarias anuncie cuanto antes su apoyo a la libertad de
educación y la consiguiente aceptación y resolución favorable de las objeciones. En nuestra comunidad autónoma empezará a impartirse el próximo curso la asignatura de Educación para la ciudadanía. Por ello creemos que es el momento adecuado para tener claras las cosas y actuar en consecuencia.

En toda España se han presentado cerca de 32.000 objeciones, y Canarias representa el 0,74 de toda España, Tenerife representa el 43% de toda Canarias,

Nuestra plataforma va a iniciar una campaña de información. Asimismo, ofrecemos apoyo y asesoramiento jurídico gratuito, respaldados por Profesionales por la Ética, a todos aquellos padres que opten por ejercitar su derecho a la objeción de conciencia.

Para mas información dirigirse a:

http://objetores.org/
http://www.profesionalesetica.com/
http://www.hazteoir.org/
http://www.hazteoir.org/canarias/
http://tenerifeeducaenlibertad.blogspot.com/
o al e-mail: tenerifeeducaenlibertad@gmail.com

jueves, 8 de mayo de 2008

Encuentro de Objetores

video

miércoles, 7 de mayo de 2008

EpC NO

video